lunes, 20 de mayo de 2013

Empates en el MIR...


A veces pensamos que las cosas son por algo y resultan ser por otra cuestión distinta.

¿Porqué se tiene en cuenta el baremo académico en el MIR?

Si alguien supiera los recursos que consume baremar los expedientes académicos en el MIR, de tiempo, de dinero, y de posibilidad de errores, seguro que se proponía quitarlo. Se ha de hacer el trabajo manualmente, uno a uno, y esa es la causa de no conocerlos hasta un mes más tarde de realizado el examen, cuando se publican los listados de resultados provisionales, a finales de febrero.

¿Pero el baremo académico no era para valorar los estudios previos de grado, y premiar el esfuerzo y la capacidad, ponderándolo en la nota final?

Vamos a suponer que sí, que es así, y todos nos quedamos contentos.

Pero la misión fundamental del baremo en la prueba es realizar desempates previos al resultado final, porque las normas de desempate no podrían contentar a los múltiples empatados en el examen y se armaría la marimorena.

Ya ves, resulta que una cosa es para un fin pero también, dejémoslo así, es para otro.

El baremo es imprescindible para evitar los múltiples empates que se producen en el examen. Sí sí, eso no se ha dicho nunca nunca, pero fue así desde el principio. Cuando ponderaba el 25% y también ahora que pondera el 10% del peso total del resultado.

El baremo no se puede quitar, es necesario para desempatar. ¡Demonios! no lo pone en ningún sitio, ¿pero no era para otra cosa?, si pero... siempre hay un pero. Para premiar, para discriminar  en la distribución... xD

Pero se ve en las gráficas, se ve... una cosa es predicar y otra dar trigo... xD

PD 1.- Normas de desempate, reguladas en el Art 10. 3 de la Orden de 27 de junio de 1989:


Caso de producirse entre dos o más aspirantes igualdad en puntuación total individual se resolverá el empate en la relación definitiva de resultados a favor, en primer lugar, de aquel que hubiera obtenido mayor número de respuestas correctas en el ejercicio de contestaciones múltiples, en segundo, del que menor número de respuestas incorrectas hubiese consignado y, si aún persistiese la igualdad, a favor del que resultase favorecido por sorteo celebrado al efecto ante la Subsecretaría de Sanidad y Consumo.

PD 2.- ¿Alguien se imagina 20-30 empates, o incluso más por cada intervalo de netas, y tener que desempatar por sorteo?. Seguro que al que le tocara el último frunciría el ceño, por decir algo. Así que se pensó en el baremo y todas las servidumbres que acarrea, pero se justificó con una causa, digámoslo así, políticamente correcta. No es lo mismo sortear entre dos-tres empates al final, como ocurre ahora en algún caso, que entre veinte-treinta o más. Los empates se producen de forma sistemática a lo largo de la distribución de resultados del examen. El desempate así no sería asumible, y esa es la causa, aquí y en otros sitios, de baremar el expediente académico para obtener el resultado final de la prueba ponderando entre examen y baremo. La ventaja del baremo es que tiene decimales, antes dos y desde hace unos años se le añadieron dos más hasta cuatro para facilitar todavía más esa función. 


El resultado del examen siempre es un número entero, y aunque se multiplique por el factor examen con once decimales (90/media de los diez mejores exámenes), si hay 20-30 empates se reproducen, con cuatro decimales truncados, pero se reproducen. Por lo tanto se hace necesario que entre en función el baremo de cuatro decimales, que multiplicado por su factor con once decimales (10/media de los diez mejores baremos), nos da el valor del baremo en puntos finales con cuatro decimales truncados, que sumados a los puntos finales del examen con cuatro decimales, nos dan el resultado final en puntos totales con cuatro decimales, donde los múltiples empates del examen, en su mayoría, han desaparecido inmersos en el batiburrillo de combinaciones de decimales de uno y otro. Los números del MIR, una vez más. 


Nada que ver, y todo que ver, con la Medicina. Si vas a hacer el MIR, todo tu esfuerzo se traduce en números, seis años de grado se traducen en el baremo académico, y un año de preparación, más "tu mochila", se traducen en el resultado del examen también en números, y todos ellos en uno solo, el resultado final expresado en puntos totales, que ordenados de más a menos, se transforman en el nº de orden MIR, ese que solo sirve, ni más ni menos, que para elegir tu plaza, tu plaza MIR.

7 comentarios:

  1. Interesante mi querido gangas

    ResponderEliminar
  2. que bien lo explicas parece hasta fácil

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4/3/15 1:47

    Me hace mucho sentido. Aún así sigo pensando que el 10% del valor total de la puntuación es un exceso. a ojo de buen cubero con un 3 a 5 % podría ser suficiente para desempatar.

    ResponderEliminar
  4. Ayer estuve hablando con un chico que está haciendo el doctorado y me contaba lo difícil que era obtener una beca: eran pocas, mal remuneradas, mucha competencia, tener que sacar notas muy altas en la carrera, etc. Pero me dijo una cosa que me dejó impactada: al parecer, en su caso, no tienen en cuenta el valor del baremo en sí, sino que lo corrigen con la media de esa promoción en esa carrera y universidad, para hacer que los expedientes sean comparables entre las distintas universidades. ¿Que opinas de hacer algo así en el MIR? ¿Crees que sería más justo?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace años propuse que el baremo MIR fuera en base diez y que se ponderara con la media de la promoción de la facultad de origen y la media de todas las facultades de origen, pensaba en España únicamente.

      Abandoné ese asunto porque se hacía necesario que esas medias, para evitar recursos, las publicara una autoridad de referencia (MECD).

      La causa del abandono fue precisamente la imposibilidad material de que el MECD publicara eso antes de la inscripción en la prueba que además tiene lugar dentro del año académico por que es en septiembre y todavía la promoción dura hasta diciembre.

      Unos años más tarde de esa propuesta se apropiaron los decanos y el CEEM y no tuvieron ningún empacho en decir que fuera suya.

      Les salí al paso no por esa causa sino por la primera, por la imposibilidad y por considerar una nueva que es el verdadero origen del sistema de baremar en el MIR que es precisamente ponderar, sin necesidad de esperar a que lo haga una autoridad externa, todos los aprobados, vengan de donde vengan, España o el Exterior, de una facultades u otras como iguales, y así sucesivamente con los notables, sobresalientes y matrículas de honor.

      El baremo MIR, el sistema, fue copiado para baremar los méritos académicos para los premiso nacionales fin de carrera y las becas Sicue, porque de lo contrario predominaba siempre la misma universidad española.

      Los decano y el CEEM tienen tantas ganas de que les hagan caso en algo que se lo toman como si fuera una batalla, no solo se han apropiado de algo que no fue suyo, y que abandoné tiempo después, sino que para conseguir adelantar el examen y baremar en base diez e incluso para evitar el problema de que les acusen de las diferencias de unas facultades con otros solicitar lo de la ponderación, que han planteado la estrategia de convertir sexto en una especie de preMIR en el que ellos calificarían, se supone que el rotatorio, a tiempo de que no hubiera excusa para poder adelantarlo.

      El sistema de baremar en el MIR hace posible dos cosas, meter en el mismo saco a todas las universidades de todos los países y de todos los planes de estudio, es simple, y consigue ponderar dentro de un intervalo que entiende el imaginario popular, todos los aprobados son iguales, todos los notables son iguales, todos los sobresalientes son iguales, todas las matrículas son iguales.

      Además está avalado por la ley de los grandes números, que dice que cuantas más veces midas, más tienden los resultados a las medidas centrales.

      Además el MSSSI no tiene que meterse en camisa de once varas en el sistema educativo que además no le haría ni puñetero caso, porque los decanos no tienen autoridad para eso.

      Por otra parte los posibles desequilibrios que pudiera tener la eficiencia del método se han disminuido mucho con el paso del 25 al 10 % de ponderación, y aún se reducirían más si pesara el 5 %.

      Los decanos nunca han entendido que el peso de los méritos académicos en la prueba no es una cuestión de quitarles a ellos más o menos importancia, sino que el baremo dentro de una prueba ordenadora, cuyos resultados reconocen que el conocimiento general es menor con la edad, no puede utilizar el baremo como un premio para toda la vida sino como una función necesaria para desempatar precisamente porque las normas de valoración de la prueba hacen que el examen sea un número entero y el baremo un nº decimal, que además no están en la misma escala y para poderlos sumar es precisamente donde el reparto 90+10 permite calcular los factores de corrección con 11 decimales y que permiten expresar la nota final en cuatro y discriminar a la diezmilésima dejando los empates reducidos meros testimonios.

      El baremo es instrumento de discriminación, cuando está la graduación reciente lo hace por lo que significa de mochila y lo hace como función de desempate, y cuando está menos reciente lo mismo, solo que entonces has de rasantear la mochila para reverdecer, igualar, y relacionar su contenido para no quedarte cojo.

      Eliminar
    2. ¿Se podría ordenar solo con el baremo ponderado?

      Sí, pero sería una fuente de conflictos dicha ponderación, el examen es simplemente un procedimiento de ponderación del baremo que pacifica a la mayoría de los que esperan ser ordenados, de lo contrario no lo admitirían, la paz social de los que necesitan ser ordenados necesita de un árbitro, un elemento intermedio entre el baremo que representa la ley de los grandes números, y la confianza de un rasero que iguale las sospechas fundadas o no del origen de los baremos, y sobre todo de las tendencias que se desatarían o se podrían desatar si el baremo fuera más allá.

      Lo mejor que les puede pasar a los decanos es que el baremo se quede en el peso actual o mejor que bajara al 5 % para evitar las presiones que se desatarían por tratar de pasar de un intervalo a otro de las calificaciones, y aún así no se libran.

      Sea dicho salvo mejor criterio.

      Eliminar
  5. Ya sabía que seguro que te habías planteado está cuestión. Muchas gracias por aclararlo! Un saludo.

    ResponderEliminar